Intimista: Pequeño gran planeta

12.06.2012

El siguiente escrito fue hecho antes de partir a mi último viaje mochilero por Sur América. El viaje se tituló "pequeño planeta" y duró 9 meses, luego se transformó en el nombre de mi fundación, la cual, más adelante, y gracias a las políticas de la  "economía naranja", tuve que liquidar.

---------

Me preguntaron qué es eso de Pequeño Planeta. Así que yo misma me pregunté acerca de las dos palabra que hemos elegido para llamar a un proyecto de vida. ¿Qué es lo que hace de mi planeta un Planeta Pequeño?

---------

¿Pequeño? ¿Grande? ¿Qué determina el tamaño de algo? Grandes son nuestros padres, grande la escuela de Fiko donde son muchos más niños que en la mía, grande la cancha de fútbol cuando te paras sólo en medio de ella, grande el alma de mi madre que tiene amor para todo el mundo y grande la lengua de mi abuela que era capaz de hablar horas enteras de los defectos de cada uno. Grande el ego del celador, que cree que tiene el poder para hacer sentir mal a la gente, grande el amor que te tuve porque pensé que nunca se me iba a acabar, grande el océano que nunca sabrás dónde termina, grande la tierra, grande tú y grande esta maleta donde cabe de todo...

¿Pequeño?... pequeño el espíritu de Rigo que siempre busca sacarle plata al que no tiene, pequeña el alma del que no se conmueve, pequeña la soledad cuando no le tienes miedo, pequeño el corazón del que cree que puede pasar por encima del otro, pequeña mi billetera donde no caben las fotos de toda mi familia, pequeño mi dedo meñique que nunca me sirvió para tocar una flauta, pequeño el helado que se me acabó muy pronto, pequeño mi hermano mayor que es demasiado bajito porque toda su estatura se la llevó el corazón grandísimo que tiene, pequeño esto, grande aquello, pequeños los niños y pequeño el mundo cuando acortamos la distancia que hay entre tú y yo; cuando una frontera no es una barrera, cuando mi soledad puede tocar a la tuya, cuando que yo sea blanca y tú negro, amarillo, rosado o canela no nos importa, cuando mi corazón mestizo se siente árabe, portugués, chileno e inglés al tiempo, cuando tú y yo nos miramos a los ojos con esa cordialidad que sólo nos puede dar la sensación de que somos humanos, tan inmensa y pequeñamente humanos que en este instante ustedes están tocando mi alma mientras yo, dejo escribir a mis pequeños dedos.

Natalia Silva Ramón

Junio 12 de 2012