DE AQUÍ VENGO

25.12.2015
Foto: "Navidad con las dominicas" por Don Ivancho
Foto: "Navidad con las dominicas" por Don Ivancho

Vengo de una estirpe de mujeres que echa madrazos y canta rancheras, que cree en el hogar aunque algunas de ellas estén solas, que pase lo que pase les encanta estar siempre regias: bien maquilladas, sutiles pero bien puestas, con buenos zapatos y lindos vestidos, pero que son capaces de prender un horno de leña, cambiar un pañal o escalar una montaña con la misma seguridad con que se toman un aguardiente o bailan una cumbia.

Leen de política, opinan, gritan, hablan de su sexo sin ninguna mojigatería, recuerdan a sus amantes (las que los tuvieron) o a sus amores platónicos con tanto ahínco como vociferan o acusan un fuera de lugar durante un partido de la Selección colombiana de fútbol.

De aquí vengo. No sé por cuánto tiempo no lo entendí. Provengo de una generación de mujeres que son de pueblo y son cosmopolitas, que saben amar intensamente, entregan su alma a cada cosa que hacen y a cada ser que valoran: sus empresas, sus hombres, sus esposos, sus hijos, sus amigas o una rica receta para meter en el horno. Son ellas. Son auténticas. Son únicas. Hermosas. Vitales y con los ojos llenos de vida. No le temen al amor, tampoco a la muerte y si que menos ¡carajo! le temen a estar solas consigo mismas o a caer desparramadas en la cama tras una borrachera.

De aquí vengo. Soy parte de ellas. Me muero de la risa y cuelgo mis tacones para bailar un último bambuco, levanto una copa de aguardiente para decirles que las amo, estiro las enaguas blancas de mi vestido para que en ellas quepan todas mis ancestras, inhalo profundo para que mi vida se llene de sus perfumes a rosa y a poléo y siento, siento, sonrío y vuelvo a brindar porque de aquí vengo.

Natalia Silva Ramón

Garzón - Huila 

25-12-2015